sábado, 26 de mayo de 2012

5 cosas que la fotografía química me ha enseñado

Hola a todos,

aquí os dejo la traducción en español.

Estas pascuas tuve el placer de viajar a Estambul y me llevé una Canon AE-1 son un sigma 28mm que me habían prestado. Desgraciadamente me dejé el dichoso botoncito de previsualización de apertura apretado con lo que todas las fotos se dispararon con f2.8. Esto tuvo dos consecuencias:

1. Todas la fotos salieron desenfocadas
2. Todas las fotos estaban brutalmente sobreexpuestas.

Recoger los negativos es una de las experiences más excitantes, es como si fuera siempre día de reyes. Desgraciadamente también puede ser altamente descorazonador. Imaginad la cara que se me puso al ver los negativos casi negros y fuera de foco. Al principio pensé: "Vaya idiota, si hubieras usado una cámara digital esto no te hubiera pasado". Sin embargo, poco a poco mi enfado dejó paso a una sensación de felicidad. En Estambul decidí arriesgarme con las fotos y salir de mi zona de confort y me lo pasé genial. Eso no me lo quita nadie. Si los maestros zen hubieran conocido la fotografía, seguro que la hubieran usado para predicar sus enseñanzas.

Gracias a la fotografía química he aprendido lo siguiente:

1. Los errores ocurren, aprende de ellos

Tal cual. No hay más. Intenta identificar por qué has cometido el error para que no pierdas la confianza en ti mismo.

Al descubrir que las fotos habían salido mal por el dichoso botoncito sentí una sensación de alivio y pensé: "Vale, no soy idiota, pero tengo que tener cuidad". Desde entonces siempre hago un chequeo previo cada vez que pongo un carrete nuevo.

2. Céntrate en lo que tienes y en lo que has aprendido y no en lo que has hecho mal o no has entendido.

Procura tener una actitud positiva. Si estás feliz y contento con lo que haces te pasarán cosas buenas. No seas muy duro contigo mismo y céntrate sólo en una cosa que quieras cambiar cada vez. Si cambias una pequeña cosa cada mes al final del año habrás conseguido cambiar 12 cosas y eso es mucho.

Cuando empiezas a revelar negativos este concepto es clave. Si tus resultados no son como esperas cambia un factor cada vez y procura ir acercándote al resultado que buscas de forma iterativa. No desesperes.

3. Menos es más

Menos fotos, menos basura, más tiempo, mejores fotografías.

4. Se coherente en tu trabajo

Después de probar muchos tipos de película, al final me quedo con Kodak Portra 400 para color y Kodak TMAX 400 para blanco y negro. De esta manera me aseguro de que mis fotos van a tener un "look" uniforme sin necesidad de aplicar ningún post-procesado.

5. Nunca te rindas

Creo que este punto está claro :).

En la entrada anterior (la de inglés) podéis ver las pocas fotos que sobrevivieron al apocalipsis del botón :P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario