viernes, 19 de marzo de 2010

La exposición ( o la relación entre el ISO, la apertura del diafragma y el tiempo de exposición)

Lo prometido es deuda, así que sin más préambulo voy a zambullirme en el apasionante mundo de la fotografía.


Lo primero y más importante es comprender que da igual qué cámara estemos usando, digital, analógica, réflex o compacta, porque los principios físicos por los que se rige la fotografía son los mismos en todos los casos. No os asustéis porque haya nombrado la palabra física, pues pretendo explicarlo todo de un modo simple. Ahora bien, no voy a dejar al lector diestro en matemáticas sediento de conocimiento, así que haré pequeños apuntes algo más teóricos ( sí, soy ingeniero  :P ) para que no tengáis que recurrir a la wikipedia.

La palabra fotografía se deriva del griego foto- [ griego φωτο-, de la raíz de φῶς, φωτός, luz] y -grafía [ griego -γραφία, de la raíz de γράφειν, escribir] (fuente). Como se deriva del nombre, lo que ocurre dentro de nuestra cámara es que la luz "escribe" en un material sensible a la luz (que bien puede ser un sensor electrónico, un carrete de fotos o cualquier otra superficie fotosensible). Al hacer una foto exponemos la superficie fotosensible a la luz y entonces es cuando la magia hace que el instante quede capturado para siempre. Es imprescindible que la exposición del carrete o sensor sea adecuada para que el resultado sea una buena foto. Y aquí entran en juego nuestros tes amigos:

1. La sensibilidad del material fotosensible ( o ISO)
2. El tiempo de exposición
3. La apertura del diafragma

Antes de profundizar, es muy importante tener claro que la exposición es un valor constante para el instante que queremos capturar. Igual lo entendéis mejor viendo el dibujo de abajo (cedido por la fundación Van Gogh). En la ilustración se aprecia cómo el sol ilumina la escena que queremos fotografiar y los rayos del sol inciden en los objetos. Acto seguido estos rayos de sol son reflejados en todas las direcciones. Al poner una cámara frente a esta escena costumbrista tendremos una cantidad definida y constante de rayos reflejados que penetran en nuestra cámara. Esto es la exposición.



( La analogía que viene a continuación se usa en este libro: "Understanding Exposure: How to Shoot Great Photographs with a Film or Digital Camera" de Bryan Peterson. El libro es genial para aprender a fotografiar y tiene ejemplos y ejercicios. Muy recomendable ) 

1.Sensibilidad de la superficie fotosensible ( o ISO )

Imaginad que en lugar de una superficie fotosensible tenemos un cubo de agua. Supongamos que exponer correctamente se traduce en llenar el cubo hasta el borde. Este cubo de agua tiene un volumen concreto y necesitará más agua para llenarse cuanto más grande sea. Esto equivale al ISO de un carrete o sensor. Cuanto más pequeño sea el ISO más grande es mi cubo, es decir, más agua necesito para llenarlo. Así un cubo ISO 100 es un cubo muy grande, un cubo ISO 200 es la mitad que un cubo ISO 100 y se llenará en justo la mitad de tiempo. Un cubo ISO 400 que es la mitad que un cubo ISO 200 se llenará en la mitad de tiempo que un ISO 200 y en un cuarto de tiempo que un ISO 100. Siguiento la progresión:

     ISO               Tiempo que tarda en llenarse  
     100                                  1 
     200                                  1/2
     400                                  1/4
     800                                  1/8
   1600                                  1/16 ...

Por eso se dice que un carrete ISO 800 es un carrete rápido y un ISO 100 es un carrete lento. En una cámara digital también se puede variar el ISO, pero esto no es más que un "truco".

----- Nota para interesados en electrónica -----
Los sensores CCD se componen de píxeles. Estos representan la unidad fotosensible y se encargan de transformar los fotones en electrones. Cada sensor tiene una sensibilidad lumínica definida que suele estar entre los ISO 50 y 100. Cuanto más pequeño es el chip, menor suele ser la sensibilidad intrínseca. Lo que ocurre cuando subimos el ISO de la cámara digital, es que se amplifica la señal eléctrica produciéndose ruido eléctrico. Cuanto más grande es el sensor, más grande podremos poner el ISO de la cámara sin sufrir problemas de ruido. Por eso es muchísimo más importante en una cámara digital el tamaño del sensor que el número de megapixels. (De momento lo dejamos aquí).
-------------------------------------------------

Como regla de oro, siempre se debe usar el ISO más pequeño, a no ser que deliberadamente se quiera introducir ruido en la foto, pero es recomendable hacerlo a posteriori. Si hacéis una foto con ISO 100, siempre podéis añadirle granulado después, si la foto la habéis hecho a ISO 1600 no podréis quitarlo sin perder detalle.

2. Tiempo de exposición  

Si volvemos a la analogía del cubo, podemos decir que el tiempo de exposición es el tiempo que dejamos abierto el grifo para llenar el cubo de agua. Por tanto, cuanto más grande sea el cubo, más largo será nuestro tiempo de exposición. Es decir, el tiempo de exposición es el tiempo que dejamos que la luz entre en nuestra cámara.

3. Apertura del diafragma

La apertura del diafragma es equivalente a cuánto abrimos nuestro grifo. Si lo abrimos mucho entrará mucha
más agua que si sólo dejamos un pequeño orificio por el que sale un reguero de líquido.  En la realidad la apertura del diafragma viene dada por el objetivo de la cámara y nos dice cómo de luminoso es éste. Normalmente se expresa de la forma f/8 , por ejemplo. El numero 8 del ejemplo representa la relación entre la distancia focal (f) y el diametro de la apertura del diafragma. Los números f se expresan en una progresión de raiz de 2 (¿Por qué?) ) como sigue :


f   1   1,4   2   2,8   4   5,6   8   11   16   22   32 ....

Entre cada paso (así es como se llama la distancia entre un numero f y otro)  hay justo la mitad de luz. Como os he dicho, la notación f/8 expresa la relación entre la distancia focal y el diámetro, así que a mayor número f, menor diámetro i.e. menos luz. Con un f/8 tenemos justo la mitad de luz que con un f/5,6 y con un f/16 tenemos el doble que con un f/22.

La apertura del diafragma es un factor importantísimo (junto con la distancia focal del objetivo, los milímetors, vamos ) a la hora de determinar la profundidad de campo. ( Para los despistados: todo lo que esté dentro de mi "campo" estará enfocado, así, si mi campo es profundo, tendré muchas cosas enfocadas). Cuanto más grande sea la apertura, menor será la profundidad de campo (el típico efecto de retrato con persona enfocada y el fondo desenfocado ), sin embargo, si la apertura es muy pequeña, la profundidad de campo será mayor. 

4. Resumen

 Espero que os haya quedado más o menos claro cómo funciona todo, pero por si acaso os pongo otra pequeña ilustración.



En la ilustración se aprecia que al pasar de ISO 100 a ISO 200 tenemos dos opciones:
- Reducimos el tiempo de exposición a la mitad o
- reducimos el caudal (apertura de diafragma) a la mitad

Ahora vamos a repasar: 
- La exposición es un valor constante y puedo jugar con el ISO, la apertura de diafragma y el tiempo de exposición para conseguir la exposición correcta. Las cámaras modernas tienen todas un medidor de luz que se encarga de determinar la exposición. En la siguiente entrada explicaré cómo funcionan estos medidores de luz y cómo debéis configurar vuestra cámara.


A continuación os voy a poner varios ejemplos de combinación de estos tres factores que dan exactamente la misma exposición:


f/8        - ISO 100  - 1/125s   
f/16      - ISO 200  - 1/125s        -> Con una f tan pequeña tendré una profundida de campo muy grande
f/1,4     - ISO 100  - 1/2000s      -> Con una velocidad tan rápida congelaré el movimiento
f/32      - ISO 50    - 1/15s         ->  Al tener una velocidad tan lenta, las cosas que se muevan rápido saldrán movidas.


Ya veis que para cada foto existen muchísimas combinaciones válidas. Para cada ocasión hay muchas combinaciones técnicamente buenas y podemos usar cada posibilidad dependiendo de lo que queramos expresar con nuestra foto. Si queremos expresar movimiento y fluidez elegiremos velocidades lentas para que se vea movimiento en la foto. Si queremos centrar la atención en algo usaremos una apertura grande para tener una profundidad de campo pequeña. En fín, ejemplos hay miles.


Ahora ya no tenéis excusa. Poned vuestra cámara en modo "M" y ya veréis como por el mero hecho de pensar que f, que velocidad y que ISO usáis ya os salen fotos mucho mejores.


Un abrazo y feliz fin de semana.

1 comentario:

Edu dijo...

Pequeñas correciones.

Publicar un comentario